Los bosquimanos del Kalahari piden apoyo al dalái lama
Survival Internacional . / Cientos de bosquimanos fueron expulsados del Kalahari y llevados a campos gubernamentales de reasentamiento.
2017-08-14 11:46:19
*A la mayoría de los bosquimanos se les niega el acceso a su tierra mediante un cruel sistema de permisos
Survival International ./ África
Los bosquimanos de la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR por sus siglas en inglés) han escrito un conmovedor llamamiento al dalái lama, que tiene previsto visitar Botsuana este mes, en el que critican al Gobierno del país por sus brutales políticas e instan a su Santidad a que interceda por ellos.

En la carta, el portavoz bosquimano Jumanda Gakelebone dice:

“Seguimos sin poder vivir en nuestras tierras libremente. El Gobierno hace que nuestros hijos tengan que pedir permisos para visitar a sus padres cuando alcanzan la edad adulta. Nos preocupa qué hará el Gobierno cuando estos mismos padres fallezcan.”

“El Gobierno continúa prohibiéndonos la caza y ha introducido una política de disparar en el acto contra los cazadores furtivos. El año pasado, un grupo de bosquimanos que estaba cazando fue disparado desde un helicóptero de la policía. Algunos de ellos fueron despojados de sus ropas y golpeados.”

“La gente elogia al presidente Khama [presidente de Botsuana] como héroe de la conservación de la naturaleza, cuando ignora nuestra lucha y a los tribunales de nuestro propio país. Su Gobierno es feliz con que la minería tenga lugar en nuestra tierra ancestral.”

“Somos las primeras gentes del Kalahari. Somos quienes han protegido estas tierras y a los animales que viven en ellas. ¿Por qué nos ha traído tanto sufrimiento la ‘conservación de la naturaleza’?”

Entre 1997 y 2002 cientos de familias bosquimanas fueron expulsadas ilegalmente de sus tierras ancestrales en nombre de la conservación y trasladadas a campos de reasentamiento gubernamentales, a raíz del descubrimiento de diamantes en el Kalahari.

Aunque a los bosquimanos se les reconoció el derecho a volver a la reserva en un histórico proceso judicial en 2006, el país todavía no ha respetado la sentencia de su propio Tribunal Supremo. A la mayoría de los bosquimanos se les niega el acceso a su tierra mediante un cruel sistema de permisos.

También se les acusa de “furtivos” porque cazan para alimentar a sus familias, y se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte a través de una prohibición de caza a nivel nacional.

Survival International lideró la campaña global por los derechos de los bosquimanos y está presionando al Gobierno de Botsuana para que les deje decidir su propio futuro.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado: “El presidente de Botsuana ha estado violando la sentencia del Tribunal Supremo de su país y pisoteando los derechos de los bosquimanos durante más de una década. Ningún observador independiente cree que los bosquimanos supongan amenaza alguna para la vida salvaje del país, pero aún así se les impide cazar y se les sigue forzando a conseguir permisos solo para ver a sus parientes. Es una mancha terrible en la reputación del país y no desaparecerá hasta que se trate a los bosquimanos con humanidad y respeto”.
 
  NDV VIDEO
Coord. del GPPRI César Camacho, entrevista con medios de comunicación
 
  EL COCO
Luis Velázquez exalta y presume la honestidad profesional de Noé Zavaleta, corresponsal de Proceso. Dice que el reportero es una lucecita en el largo y extenso túnel de la ignominia social. Lo defiende a carta cabal y denuncia que a diferencia de él, todos los reporteros que cubren el Palacio Legislativo, blindan y protegen --porque les pagan-- a Sergio Hernández a Elisa Manterola y a la gordita diputada Mariana Dunyaska. Me pregunto que pensarán de esa generalización del maestro Velázquez varios de los chicos y las chicas que le mandan sus notas a Noé cuando él no va a las sesiones...
 
  FOTO DEL DÍA
Autoridades holandesas desalojaron el aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam después de que la policía militar disparara a un desconocido que amenazaba a los pasajeros con un cuchillo.